jueves, 28 de mayo de 2015

Los cuentos de Ó. Dentro de nuestra mamá.

Hoy en nuestra sección de lecturas os presento un cuento muy especial para mí. Me lo regalaron Papá Manitas y Ó el día de la madre. Y aunque más bien es un cuento para Ó que para mí, se me iluminaron los ojos la primera vez que lo leímos juntos.

Y es que, sí, ¡Estamos esperando otro pequeño bebé en el mundo con Ó! Y el regalo no pudo estar más acertado <3 
Dentro de nuestra mamá es un álbum ilustrado con solapas en el que podemos ver cómo vive la hermanita mayor la espera del nuevo bebé: Intenta explicarle el nuevo mundo que le va a rodear, se pregunta cómo estará él dentro de la tripa de mamá, echa una mirada al futuro y describe algunos momentos cotidianos en familia.


A todo esto, en el lateral izquierdo podemos ver la barriga de mamá cada vez más grande, y en sus solapas, al bebé creciendo también. Me encanta el detalle de que al igual que crece, se va recolocando en la barriga.


Lo hemos leído varias veces y es de esos libros que ahora mismo me da un jamacuco si se rompe-mancha-pierde. El valor sentimental que tiene, viniendo de quien viene, en el momento y el día en el que llegó, y después de las lecturas compartidas con Ó hablando con mi barriga mientas ojeamos el álbum, es incalculable. Más aún si cabe, después de mi estancia hospitalaria.


Creo que está muy bien para concienciar a los futuros hermanos mayores. 
Me ha servido para hacer comparaciones con Ó y explicarle que a él le ocurre como a ésta hermanita mayor, y que la barriga de mamá es como la del libro: Dentro tiene un hermanito pequeño al que tenemos que cuidar, que crece y que un día vendrá a vernos y se quedará con nosotros.

Finalmente, se conocen los dos hermanitos:


  Te esperamos, pequeña semilla fortachona, en El mundo con Ó ya te amamos con locura.

Dentro de nuestra mamá está escrito por Christine Roussey y Jo Witek (que quizás os suene de Así es mi corazón). Lo podéis encontrar en Castellano (Editorial Bruño) y en Catalán (Editorial Brúixola) por un precio que ronda los 14,50 euros. Comprando a través de éstos enlaces nos ayudas a hacer más grande El mundo con Ó :)


miércoles, 20 de mayo de 2015

Equilibrio, coordinación y juego.

Algunas veces, a pesar de los pesares de Papá Manitas porque pongo wasi tape en el suelo (Que se quita súper fácil!) he jugado con Ó a mantener el equilibrio o andar de varias formas sobre o entre las líneas de papel.

 






Hoy hemos aprovechado que estaba la prima M en casa, y además de hacer cruasanes, hemos repetido la actividad, mucho más divertida en compañía!

 

El juego consiste en andar sobre la línea de diferentes formas. Les he indicado al principio lo que hacer (pasitos cortos sobre ella) pero en seguida se han motivado y han sacado sus propias formas de desplazarse.
Mejoramos así el equilibrio, la coordinación y la motricidad gruesa.

 


Finalmente Ó andaba por todos lados de formas diferentes excepto sobre la línea, y ha decidido hacer una especie de serpiete-bocaarriba-haciaatrás que nos ha hecho reírnos muchísimo.


Y hemos terminado jugando a fútbol... Primero intentando hacer correr el balón sobre la línea:


Y luego ya a lo bruto, patadas, velocidad y bate incluidos!







martes, 12 de mayo de 2015

Colores...

Aquí pudisteis ver una actividad donde Ó clasificaba los colores. En casa hemos estado usando materiales que tenemos de aquí y de allá para aprenderlos. Actividades como la clasificación o la relación nos han ayudado a ello. En éste post quería enseñaros algunas de las actividades con las que hemos trabajado los colores, dejando a parte los libros y cuentos que también usamos para ello.

A Ó le gusta mucho clasificar, pero si es algo que se resiste a vuestros peques siempre podéis probar a combinarla con un poco de creatividad y arte. Pegar papelitos, pompones, bolitas, trozos de pajita, plastilina... en su lugar correspondiente puede hacer que vuestros peques interioricen conceptos manipulando, experimentando, creando, jugando y pasándoselo bien, que es lo importante!



La tía nos regaló éste apilable en Navidad. Quizá la inserción de las piezas dificulte la actividad, pero cuando ésta parte está dominada, nos centramos en la clasificación por forma y por color:





Clasificar en diferentes recipientes las piezas de construcción que todos tenemos en casa, siempre acompañándolos, recalcando el nombre de color, en lugar de usar un pronombre cuando preguntamos: "¿Dónde ponemos el verde?" en lugar de "¿Éste dónde va?"
Y preguntando cuando coge una pieza: "¿Qué color es ese?"



O los palos de nuestra lata de motricidad fina:




Usar estas tarjetas que nos regaló el tete por Navidad, con las que relacionamos el color con la imagen:





O crear una mesa de color, que consiste en recopilar objetos de la casa del color que decidamos, en este caso, rojo; o un panel de color como el que veis en la ventana:



Así ha aprendido Ó a diferenciar los colores. Como veis tenemos materiales destinados a ello, como las tarjetas, pero en la mayoría de casos son materiales aprovechados de otras actividades. 

Esperamos haberos inspirado un poquitín!








domingo, 3 de mayo de 2015

Arena cinética.

Todavía no había encontrado una masa sensorial que relajara a Ó. El bandiblú le da repelús. Con la plastilina modela pero desata su ira también. La arena lunar acaba desperdigada sobre el hule cuando Ó empieza a llenar palas con ella. Las masas de bollería se le pegan a los dedos. Pero la arena cinética lo relaja. Y a papá, a mamá y a todos los que vienen a casa, también.



La arena cinética es arena mezclada con ciertos polímeros que le otorgan una particularidad: Actúa como arena mojada, se ve como arena mojada, al tacto parece arena mojada... Pero no moja. 
Tiene la peculiaridad de adherirse solamente a ella misma. Si cogemos un puñado en la mano y ejercemos presión, la modelaremos, pero haciendo un leve movimiento para deshacerla se escurrirá entre nuestros dedos casi como si fuera arena seca.


Realmente es difícil hacerse a la idea de la sensación que proporciona al tacto si no se toca, por eso os animo a manosearla si tenéis ocasión porque es algo muy curioso.


Ó ha modelado, ha tocado, ha apretado, ha soltado. Este tipo de masas ayuda a practicar la motricidad fina, a desarrollar la creatividad, la capacidad de atención y concentración y proporciona experiencias sensoriales.

 


No ensucia, no mancha, es fácil de limpiar, mantiene sus propiedades y encima es antialergénica y no resulta tóxica.

Os dejo este vídeo para que veáis que Ó no se cansa de tocarla:

video 

Y éste otro para que comprobéis algunas de sus cualidades:


¿La conocíais?